Un caso habitual de naming que confunde o lo que es lo mismo, de marcas de producto mal nombradas que confunden al usuario, es el de los carburantes.

Vamos a comentar en este caso las marcas de diesel que encontramos habitualmente en las estaciones de Repsol, con otras marcas nos hemos dado cuenta que sucede el mismo problema. Por supuesto no tenemos nada en contra de Repsol ni de otras marcas que aparecen en este blog, simplemente comentamos a nivel de usuario aspectos relativos al diseño gráfico, identidad visual, identidad corporativa, etc. de las marcas para intentar aportar positivamente y hacer llegar nuestro punto de vista a quien corresponda.

El problema que identificamos con las marcas de combustible diesel de Repsol es tanto a nivel de naming como de identidad visual o logotipo. Cuando acudimos a una estación Repsol (son a las que con más frecuencia vamos porque son las más numerosas en Madrid), si nos servimos el carburante siempre nos tenemos que fijar con demasiada atención, qué producto es el que queremos servirnos porque ni con los nombres de las marcas ni con el logotipo de las mismas nos aclaramos fácilmente, no recuerdamos si el “+”, “más” o “plus”, es el bueno, si es el de color negro que denota calidad, lujo y algo caro, o es el de color dorado…

Nos confunden demasiado tanto los nombres del producto como el diseño o identidad visual de los mismos.

Si tenemos la suerte de que nos sirvan el combustible siempre es mejor decirle a la persona encargada que nos eche “diesel del bueno” o “diesel del ‘malo’ o barato” porque si hablamos con pluses, mases o dieces es posible que se confunda hasta el trabajador que nos atienda.

Vamos a explicar un poco más detenidamente el porqué nos confundimos:

El peor producto es “Diesel e +”, fallo de naming, pensamos:

Cuando existen 2 productos con el mismo nombre, en este caso “Diesel e” es habitual que para diferenciar a uno de ellos, al mejor producto, al más novedoso o al más innovador se le califique como “+”. En este caso de Repsol, el calificativo “+” se puede apreciar más claramente en el peor producto que en el mejor producto (los 2 lo llevan, otro fallo de naming), el “+” es lo primero que observamos en el peor producto puesto que es más visible (más grande) dentro del área gráfica total de marca de producto, el “+” se sitúa sobre un fondo negro y sobre el punto de luz de una esfera naranja en 3d y aunque se aprecie peor por esta circustancia se puede leer no obstante mucho mejor que en la marca del mejor producto donde el “+” se sitúa incrustado “con calzador” dentro de la esfera a su vez metida dentro del número O y es mucho más pequeño y mucho menos legible.

Si no apreciamos el signo “+” en el mejor producto por su dificultad de visión tal y como comentábamos antes (a nosotros nos ha ocurrido hasta hace bien poco), al llegar a la estación de servicio pensamos ¿Cuál es el producto mejor? ¿El +? ¿El 10?… Los dos son calificativos que podrían utilizarse para definir un producto de élite o de vanguardia.  La letra “e” ¿Qué significa? ¿Ecológico? ¿Especial? ¿Electrónico? ¿Estupendo?… los dos productos la llevan… ¿Cuál es el mejor? ¿Cómo se diferencian?

Si hablamos del diseño de la identidad visual de cada producto es muy fácil confundirse también, los 2 son muy similares y se hace muy difícil  relacionar el bueno y el peor. En cuanto a los colores pensamos que existe otro fallo en la elección de los mismos, los 2 colores base que se utilizan para cada producto nos incitan a pensar que los 2 productos son de élite porque tanto el color dorado como el color negro se asocian normalmente a cosas de prestigio y calidad, nuevamente ¿Cuál es el mejor?

No nos queda más remedio que perder tiempo buscando el monolito de precios para ver cual es el producto más caro o el más barato porque nada más llegar al surtidor y de manera inmediata no los diferenciamos claramente.

Quizá se pretendía dar a los 2 productos una imagen y nombre de calidad y altas prestaciones pero confunden claramente al usuario que acude a la estación.

Logos marcas Repsol

Marcas carburantes Repsol